BLOG:Alimentación y Salud Cardiovascular

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Las enfermedades cardiovasculares son un término que se utiliza para abordar problemas del corazón y los vasos sanguíneos, como puede ser la acumulación de grasa y colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos (ateroesclerosis), hipertensión arterial, infartos, entre otros.

Algunos de los factores que incrementan este riesgo son: presentar glucosas muy altas (hiperglucemias), ya que las concentraciones altas de glucosa pueden dañar gradualmente las paredes de los vasos sanguíneos y facilitar la acumulación de grasa, glucosas muy bajas (hipoglucemias severas) se han asociado a infartos e isquemias en personas con antecedentes de enfermedades vasculares; obesidad, colesterol, triglicéridos altos; a estos se pueden asociar también malos hábitos como es el sedentarismo y/o tabaquismo, entre otros. Es importante resaltar que el riesgo también está relacionado con el control o descontrol de la diabetes.

¿Cómo puedo cuidar mi salud cardiovascular?

Si bien se ha descrito que mejorando nuestra actividad física y teniendo un mejor control glucémico podemos retardar y prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, también influirá mucho el tipo de alimentación que tenemos, pues los alimentos llegan a impactar más allá de la glucosa en sangre.

Algunos tips de alimentación para mantener y mejorar nuestra salud cardiovascular son:

• Moderar la ingesta de carbohidratos, si bien cada plan de alimentación debe ser individualizado hay que tener en cuenta el impacto directo de este nutrimento en la glucosa, prefiere carbohidratos complejos y con fibra, los simples resérvalos para la regla de los 15 para recuperarte de hipoglucemias.
• No le temas a las grasas, los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 y 6, como son los frutos secos (nueces, almendras, cacahuate), aguacate, y algunos aceites como el de olivo nos ofrecen un factor protector ante cardiopatías.
• Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como pueden ser verduras y frutas con cáscara, en especial los frutos rojos han demostrado tener un buen papel protector, la mayoría son bajos en carbohidratos, así que tenemos doble beneficio, tales como fresas, arándanos frescos y frambuesas pueden ser opciones.
• Consumir leguminosas (frijoles, lentejas, soya, etc.), te traerán los beneficios de la fibra, además de ser ricas en proteínas.
• Consumir de forma moderada carnes rojas, 2 a 3 veces por semana y prefiere cortes magros (bajos en grasa). Puedes optar por integrar pescados, aves, huevo o quesos blancos en su lugar.
Es importante mencionar que cada plan de alimentación necesita una valoración individual, por lo que te aconsejo siempre te asesores con tu equipo de salud, médico y nutriólogo ante cualquier cambio que desees llevar, y que sea apto para tus gustos y requerimientos. Recuerda que no está de más integrar un cardiólogo al equipo, pues de esta manera enriquecemos el tratamiento.

 

Referencias:

Yu, E., Malik, V. S., & Hu, F. B. (2018). Cardiovascular Disease Prevention by Diet Modification. Journal of the American College of Cardiology, 72(8), 914-926. https://doi.org/10.1016/j.jacc.2018.02.085

 

Desccarga la guía para monitorear la presión arterial

Síguenos

ESCRÍBENOS


TÉRMINOS Y CONDICIONES

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Consulte con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.