Prevenir es la mejor estrategia para enfrentar los Infartos al Corazón

A pesar de los enormes avances que han ocurrido en las últimas décadas en la prevención y tratamiento de los infartos al corazón (Infarto Miocárdico), estos siguen constituyendo una de las causas principales de mortalidad y daño a nivel mundial. A modo de ejemplo, en los Estados Unidos ocurren más de 1 millón de infartos cada año y, en Chile, una de cada cuatro muertes ocurren por causas relacionadas al corazón.

El objetivo principal del tratamiento del Infarto Miocárdico es la prevención, la cual está basada en la correcta identificación y tratamiento de los llamados factores de riesgo cardiovascular:  Hipertensión Arterial, Colesterol alto, Diabetes, Tabaquismo y Obesidad.

En ese sentido, además del manejo y adecuado control de cada una de estas condiciones por separado, la promoción de estilos de vida saludable son claves.

La Asociación Americana del Corazón (AHA) promueve la implementación de los llamados
8 esenciales (Life’s Essential 8) en la prevención:

  1. Manejo de la presión arterial
  2. Disminuir los niveles de azúcar en la sangre
  3. Actividad física
  4. Control del colesterol
  5. Perder peso
  6. Comer mejor
  7. Dejar de fumar
  8. Dormir saludable

Sin embargo, la implementación de estos 8 sencillos puntos se logra solo en una minoría de la población, de modo que nuestros esfuerzos deben seguir puestos con gran energía en facilitar la adquisición de estilos de vida saludable en nuestros pacientes, particularmente en los más jóvenes y en los niños.

La consulta precoz es clave en el tratamiento del Infarto al Corazón

Cuando un paciente presenta un Infarto al Corazón (Infarto Miocárdico), esto corresponde al evento final de años en que se ha acumulado colesterol junto a otras moléculas y células inflamatorias en las paredes de las arterias del corazón, que llamamos arterias coronarias. Esta acumulación, que denominamos placas de ateroma (o aterosclerosis), llega a un punto en que dificulta el paso normal de la sangre por la arteria coronaria, deprivando de oxígeno y nutrientes al segmento de corazón que se alimentaba de ella. Este proceso va generalmente acompañado de la producción de trombos (coágulos) a nivel de la arteria coronaria y termina por llevar a la muerte del tejido del corazón que se queda sin sangre, es decir, a su infarto.

Es por tanto fundamental que en todo paciente en quien se sospeche un infarto, se acuda lo más rápidamente posible a un centro asistencial, dado que la implementación de tratamientos en el menor tiempo permite rescatar el tejido del corazón que está en riesgo y evitar su muerte o necrosis.

De esta manera, la recomendación más importante es acudir sin demora a urgencias a todo paciente que sufra un dolor en el pecho que se inicie bruscamente, especialmente si se siente como un peso en la mitad del pecho, se irradia hacia el cuello, brazos o mandíbula, y/o se acompaña de sudoración y nauseas. El conocimiento y las  tecnologías actuales nos permiten entregar tratamientos altamente efectivos para los pacientes que sufren un Infarto Miocárdico, con grandes chances de mejoría, siempre y cuando las intervenciones puedan ser realizadas precozmente, siendo, como se ha mencionado, clave la consulta precoz en casos de sospecha de uno de estos eventos.

Agradecemos al Dr. Martínez por compartir su conocimiento con la  comunidad de Cuidando tu Corazón.

Es de gran importancia buscar ayuda a tiempo, no ignorar los síntomas o acostumbrarse a vivir con ellos. Consultar a un cardiólogo puede mejorar tu calidad de vida y acabar con los síntomas, pero principalmente a evitar complicaciones mayores.

Para más información sobre el infarto agudo al miocardio visita el siguiente link  

Publicado por:

Dr. Gonzalo J Martínez Rodríguez

Jefe de Cardiología Intervencional y Centro de Terapia Endovascular

Profesor Asociado
División Enfermedades Cardiovasculares

Pontificia Universidad Católica de Chile

Visiting Scientist

Heart Research Institute, Sydney, Australia

Comparte esta información: