Hábitos sanos, vida feliz: cuida tu corazón.

Cambiar hábitos es sin duda una de las actividades más retadoras a las que todos nos enfrentamos en nuestra vida. Un hábito es un comportamiento repetido que se vuelve acción automática sin necesidad de aplicar una motivación específica.

Para generar un nuevo comportamiento, es importante cambiar el entorno, monitorear el progreso, dar pequeños pasos, generar recompensas y ser paciente. La constancia es clave en este proceso.

Algunas ideas de buenos hábitos para sumar a nuestra rutina diaria son: 

  Bebe agua durante el día: Al menos 1 litro diario.

Medita: ojalá a primera hora en la mañana. Hay excelentes aplicaciones que te pueden ayudar en la generación de este hábito como: Calm o Meditopía, encuéntralas en tu tienda de aplicaciones (Apple Store o Google Play)

Organiza tu día para tener una jornada fluida y con calma – sin inciertos-. Para hacerlo te recomendamos el uso del calendario en tu aplicación de correo o incluso la incorporación de Journals de planeación de tiempo tales como: Rescuetime, Pocket y TickTick.

Come a horas regulares y en lo posible come una merienda entre comidas. 

 Ejercítate regularmente al menos 30 o 40 min por día.

Lee al menos 3 páginas del libro de tu preferencia antes de ir a la cama.

Duerme al menos 7 horas en la noche para garantizar un descanso completo. 

Combate el estrés con actividades de tu agrado: pintar, cantar, ver películas, ir al cine, lo que prefieras. 

Decídete a cambiar, hazlo real en tu vida, comienza con pequeñas victorias.

Date recompensas cuando logres tus pequeños cambios.

El primer paso es establecer objetivos concretos: Saber qué queremos cambiar, por qué y cómo es la mejor manera de hacerlo. Cuidar de tu salud cardiovascular puede ser una excelente forma de comenzar con estos hábitos saludables que mejorarán tu calidad de vida. Comienza hoy.

Después de esto debemos hacer un plan determinado en tiempos, cómo vamos a lograrlo, establecer fechas y duraciones y hacer una acción a la vez. Para esto por ejemplo puedes programar tus consultas regulares donde tu médico de manera semestral o incluso trimestral. Controlar tu presión arterial de manera diaria y registrar las mediciones para ir a las citas médicas. -Para saber cómo hacerlo puedes dar Clic aquí . Cuida tu corazón con pequeñas acciones que aporten a tu salud.

Por último, establece el nuevo hábito y genera recompensa por el cumplimiento del mismo. Si logras tener las citas programadas, acudir a ellas o registrar las mediciones, haz algo que te guste, date el placer de salir por un helado, de tener unas horas extras para ver la película que querías ver o salir a cenar a un lugar que quieras conocer.

Los pequeños cambios hacen una gran diferencia en cómo nos sentimos día a día.

Te invitamos a cuidar tu salud, cuidar tu corazón y tener una vida sana y feliz.

Si sospechas estar sufriendo una afección cardíaca o algún síntoma asociado