Manejo de la enfermedad aneurisma aórtico torácico

1. Diagnosticar


Si tu médico observa signos de un aneurisma aórtico torácico, solicitará análisis especiales para confirmar el diagnóstico. Generalmente, esto implicará la adquisición de imágenes del tórax mediante radiografía, resonancia magnética (IRM), tomografía computarizada (TC), ecografía y angiografía.

Las imágenes producidas mediante estos métodos ayudan a tu médico a “ver” el interior de la aorta, así como de otros vasos sanguíneos y órganos en tu cuerpo, para determinar la presencia de un aneurisma aórtico torácico.

2. Opciones de tratamiento para el aneurisma aórtico torácico


Habla con tu médico acerca de cuál es la opción de tratamiento indicada para ti.

No todos los aneurismas aórticos torácicos necesitan cirugía. Si el tuyo es pequeño, puede que tu médico decida esperar y observarlo con atención para ver si se producen cambios. Si tienes presión arterial alta, es posible que tu médico te recete un medicamento para bajarla. Si fumas, tal vez tu médico te sugiera que busques ayuda para dejar de hacerlo.

Tu médico también puede pedirte que hagas cambios en tu dieta o en tus hábitos de ejercicio. Si el médico considera que existe riesgo de que el aneurisma se reviente, es posible que te recomiende uno de los dos métodos de reparación de aneurismas: una reparación con cirugía abierta o una endoprótesis vascular.

La cirugía abierta se realiza con anestesia general. Primero, el cirujano realiza una incisión en el costado. Luego, el aneurisma se reemplaza con un injerto de tejido sintético que se cose en el lugar. Generalmente, los pacientes pasan una noche en la unidad de cuidados intensivos y, luego, se quedan en el hospital durante un período de 5 a 7 días.

Una alternativa a la cirugía abierta es la llamada endoprótesis vascular o reparación endovascular del aneurisma (EVAR). La reparación del aneurisma por vía endovascular es un procedimiento en el que se coloca una endoprótesis (un injerto de tejido sintético sostenido por una estructura de metal) dentro del aneurisma torácico sin abrir mediante cirugía del tejido circundante.

Comparte esta información:

Te recomendamos mantener una comunicación cercana con tu doctor para monitorear tu condición y revisar si los tratamientos están funcionando adecuadamente, o si presentas síntomas o efectos secundarios.

Busca ayuda en caso de presentar alguna emergencia. Ponte en contacto con tú médico de inmediato si sientes dolor en el pecho, mareos, cansancio, dificultad para respirar, latidos cardíacos irregulares.

ESCRÍBENOS


TÉRMINOS Y CONDICIONES

Cuidando tu Corazón es una iniciativa educativa diseñada para informar a las personas sobre los trastornos cardiovasculares.  Esta iniciativa es ofrecida por Medtronic.

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Consulta con tu médico la información de diagnóstico y tratamiento.